Som | Fundació Catalana Tutelar

caenes
You Are Viewing

Sin las pequeñas ilusiones personales la vida es monótona y aburrida

bolos

A Jordi Bolòs le gusta andar, hacer excursiones por la montaña y estar en contacto con la naturaleza. Le gustaría andar más pero no tiene demasiado tiempo, ya que dedica muchas horas al trabajo, su farmacia, un negocio familiar que con él llega a la 17a generación. Se define como una persona que cuida las relaciones y que disfruta de la vida sin complicarse mucho.
Jordi es el Presidente de Som Fundació desde hace 7 años y padre de tres hijos, uno de ellos es Joan, un joven con discapacidad intelectual que forma parte de nuestra gran familia.
A menudo las personas y las familias se implican con las causas cuando les afectan directamente. En este caso, para Jordi las cosas fueron al revés, él ya estaba bastante implicado cuando nació su hijo. ¿Queréis conocer su historia?

¿Cómo se inicia el vínculo con Som Fundació?
Empecé como voluntario en Aspanias, en el esplai que había en un sótano de la calle Girona, en Barcelona. Más tarde hice el servicio como objetor de conciencia aquí, en la Fundació. Este sector ya me movía, puesto que desde muy pequeño compartía juegos con Quico, un buen amigo que tiene discapacidad. Siempre lo he vivido con mucha normalidad y de forma muy cercana. Después, empecé en Som Fundació, primero como Patrón, más tarde como Presidente dentro del Patronato.

Después nació Joan… 
Sí, y fue muy duro, porque tanto mi mujer como yo sabíamos lo que implicaba. La parte positiva es que teníamos herramientas para gestionar el tema, conocíamos bien el terreno y pudimos normalizar bastante la situación. Joan está muy espabilado gracias al trabajo hecho y, también, porque ha tenido la suerte de educarse desde pequeño compartiendo la escolaridad normal y especial. Creemos que es clave que pueda compartir el día a día con personas como él, pero también con otros que no sufran ningún tipo de discapacidad. Tienen que formar parte de la sociedad y conocer el mundo real, aunque esto les pueda implicar frustraciones, no podemos apartarlos. Es fundamental que asuman y acepten sus discapacidades con normalidad, como cada uno de nosotros tenemos que aceptar las nuestras.

Como Jordi “en primera persona” y también como miembro del Patronato, ¿qué significa la tutela para ti?
La tutela es fundamental. Es una salida tanto para las familias que no tienen nadie a quién confiar su hijo en el momento que falten como para las personas con discapacidad. Es difícil dejar las cosas muy ligadas, a pesar de que lo intentamos. Som Fundació ofrece ante todo la defensa de los derechos de las personas con discapacidad, y por lo tanto da seguridad a los familiares. Trabaja para garantizar su calidad de vida, sus ilusiones. Éste es un pilar fundamental. Sin las pequeñas ilusiones personales la vida acontece monótona y aburrida. Nosotros tutelamos personas y muchas pequeñas ilusiones que tenemos que cuidar y mimar.

¿Cuáles son los retos del Patronato?
Estamos en plena puesta en marcha del Plan Estratégico de la entidad, que es muy ambicioso. Los miembros del Patronato, a pesar de que parecemos muy lejanos, somos voluntarios y voluntarias que tenemos un compromiso muy grande con la entidad. Queremos que esto funcione y ponemos todas nuestras fuerzas.

¿Cómo ha sido tu experiencia hasta ahora?
Muy positiva, estoy encantado por el trabajo hecho. En este tiempo he hecho grandes amigos y amigas, me he enriquecido mucho, a pesar de que también ha habido momentos complicados. Ahora estoy satisfecho de las cosas que se han conseguido, creo que el sector reconoce la seriedad y el trabajo de la entidad. Hemos tenido la suerte de contar con personas excepcionales que han hecho el trabajo fácil y esto es un lujo.

Gracias por tu testimonio, Jordi.

 

Calidad Plena Inclusión ISO 9001